02 julio 2009

Perlas de Sarichi

Ya que Sarichi (Rosario Miranda) anda camino de Inglaterra, aunque regresará a tiempo para participar —en la sesión del 24 de julio— en el Seminario "Lo 1º es lo 1º" del CAAM, les invito a un bocadito de la última obra de esta filósofa, profesora en la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Las Palmas GC.

"Además del gozo inherente al cultivo de una afición, la creatividad confiere equilibrio vital por cuanto es un modo de expresión de todo cuanto nos afecta, por experiencia propia o ajena, experiencia que, en tanto se rumia en el trabajo creador y finalmente se compone en una obra, se asimila. El proceso creador es una fragua que se alimenta de todo cuanto nos ocurre, agradable o no, hermoso o terrible pero capaz de convertirse en ocasión y materia prima para crear. La creatividad es por ello un mecanismo de digestión de los sinsabores y los fracasos, un proceso que permite no solo saborear un poco más las mieles, retener emociones dichosas recreándolas o sujetar instantes felices de otro modo fugitivos, sino además metabolizar la hiel, metamorfosearla y extraerla del cuerpo sin dejar que nos envilezca: en la medida en que la rabia, el odio, la tristeza o el horror se vierten en una obra, se expresan de forma inocua para terceros y sanadora para el creador. Tratadas de ese modo, las malas hierbas se disipan y expulsan, quedando el creador libre de ellas y enriquecido por ellas como una forma de experiencia y de conocimiento. La creatividad drena y depura la vida, la purifica, ilumina y mejora. Por eso, y porque el acto de crear es placentero y la alegría nos ennoblece, puede afirmarse que la creatividad es ética y socialmente —además de estéticamente— rentable."

No hay comentarios:

Publicar un comentario